Costumbres
Firmar Recargar Ayuda Volver
Conectado desde 54.145.209.42 ( 54.145.209.42 )
Sesiones activas en este libro: 1
Ordenado por:    



Admin: Borrar Mensaje  Avellano     16/11/2013 22:50  Fecha
Mensaje Gracias Jesús por recordarnos los nombres de los lugares. Tu trabajo te habrá costado.
Yo, muchos ni me sonaban.

Host: 79.158.136.163
Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESÚS GARCIA FERNÁNDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  16/11/2013 21:10  Fecha
Mensaje
Nombres, pagos o topónimos de Vegamián

Por Jesús García Fdez

PEÑA DE LA VEGA (1)
(por Armada Solapeña)

Cueva de la Iglesia
El Arco
Tras de la Sierra
La Hilera de los Peñones
La Serrica
Los Corralines
La Tierra los Brazos
La Levincona (2)
La Muelda
Las Matillas (2)
Majacasquera
La Cañada (2)
Los Campicios
Los Surcos
Los Valles
Las Goñas
Las Quintanas
La Coronada
Los Barriales
Cantopalacio (3)
Praofel (2)
Praolamimbre (2)
El Ejido
El Canalón (2)
Valdelasierra (2)
Valdelavilla (2)
El Bodejal
La Llalla
El Ribón
Las Praderas

TEJEDO

El Cementerio
Las Eras
Tejedo
Valdiquiero
El Canto la Calabaza
La Cañada
La Fuente los Peñones
Sierra Orea
Valdelospraos
La Silla el Gallego
Las Colladas (2)
La Vallina el Grano (2)
La Vallina los Tejos (2)
El Fayedo (Hayedo)
El Corón
La Vallina Larga
La Vallina Enmedio
La Vallina Corta
Sierra los Castros
La Solana
La Fuente los Corales
Las Semondas
La Vallina el Sapo
El Reguero Tejedo
Corforada (también la Nevera)
Vallina el Cueto
Peña del Cueto (también de la Cruz)
Estrecho del Cueto
El Forno (Horno)la Vieja
El Reguero la Hoz
El Huerto el tio Sierra
La Peñica
Las Lámparas
Los Fontanales
Villahuenga
Los Varales
Soto de Villahuenga
La Requejada
El Bustio
Escobio de Vegavejil
Vegavejil

(1) Más atrás en el tiempo esta se denominaba “Peña Meane”. Tomaba su nombre de un antiguo pueblo (Meane) que existió en su base, se cree que en los Valles. Más adelante pasó a llamarse “Peña de Peñamián” tomando otra vez el nombre del no tan lejano en el tiempo, Peñamián, (dando este último, nombre a una jurisdición), para finálmente pasar a conocerse como “Peña de la Vega”.
(2) Mixto con Lodares.
(3) Mixto con Lodares una pequeña parte.

LA VEGA BAJA

El Pozo la Oscura
El Soto de la Cubiella
La Cubiella
La Presa de los Molinos (1)
La Serrana
Martincepa
El Soto de Martincepa
Las Vallinas
Carrofecho
Entremurios
El Niño Jesús
El Vadiquín
Maricabezas
El Pradón
El Soto
La Mostajera
EL Corral de los Lobos
La Pala
Los Tablales
Ocejo
El Soto del Medio
Los Carmenos
El Soto la Vega
El Palomar
El Pozo del Puente
La Calzada
Las Llamargas
El Reguerín
La Huertona
La Villera
El Llerón
La Huerta los Álamos
El Sendero
Las Enras
El Picón
El Portiquín
Las Cortinas
La Sapera
Huertas de la Iglesia
El Soto Cantarranas
El Soto la Isla
El Pozo la Isla
La Saltadera
Vado
El Callejón
La Erica
La Costica San Pedro
Praderas del Cueto
EL Sotámbano
El Cueto

(1) Esta presa (canal) que regaba las fincas de La Vega colindantes al río Porma desde la Cubiella hasta la Calzada y La Huertona, atravesaba el pueblo donde en el Soto Cantarranas hubo pequeños molinos familiares que dieron nombre a la citada presa.

VEGA ALTA y otros

Soto de la Cirujana
El Salto
El Soto de la Cavadura
El Rompidón (antes La Corredera)
La Cabadura
Tras del Canto
Las Alforjas
La Peña la Ferradura
La Lavandera
La Ferradura
Los Llamargos
La Pradera del Robladiello
La Colladina
El Robladiello
Las Divisas
Vallinalengua
Embaviaos
El Piornalín
El Juncal
Entrecantos
Cantopamayor
La Era de la Joaquina
La Colladiella
La Tejera
Las Morteras
Madrevil
El Pical
El Camino Real
Orillas del Río
La Cruz
El Puente
Las Eras de San Antonio
Llerones de San Antonio
Las Llanas
Canto la Horca
La Posa (también la Venta)
Los Pozos
Praorredondo
La Solana
La Vallina de Praorredondo
El Pozo las Latas
La Vallina del Formidiego
El Corón
Las Matas
Los Adiles
La Cabadura
El Soto Cubero
El Pozo Hurtado
El Pical
Las Mangas
El Ribón
El Camino Real
Las Calzadas
El Soto Bajero
La Vallina del tío Salvador
El Carquesal
La Colladina de Campillo
Peña del Estabiello
El Estabiello
La Viña
El Soto del Estabiello
El Camino Real (mixto con Campillo)
La Varga


Host: 88.11.100.222
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  4/10/2013 00:18  Fecha
Mensaje DICIEMBRE,
En este mes ya estábamos metidos de lleno en el invierno, era el mes de la matanza de la gocha (cerda) había un dicho que decía así, 3 noches hay en el año en que se llena la panza, Nochebuena, Nochevieja, y el día de la matanza, ese día los chavales no íbamos a la escuela, ¡faltaría más!.
Se hacía a lo bruto, se sacaba a la gocha del cubil (lugar cerrado para ella ubicado en la cuadra de las vacas), con un gancho de hierro clavado en la papada también agarrándola por las orejas, otro por el rabo y con una soga fina atada por la boca se la llevaba a arrastras y a viva fuerza dando el animal tremendos gruñidos, al banco que la esperaba en el medio del corral se la subía tumbándola en citado el banco entre varios y lo primero era echarse encima para que no escapase (aun así algunas veces lo hacía) era la fuerza bruta de los hombres con el animal, rápidamente se la ataba con una soga fina las patas delanteras y por la boca al banco, y otro sujetaba las patas traseras, (de ahí el dicho que dice que lo mismo peca el que mata que el tira de la pata), y el más capacitado clavaba el cuchillo de tal forma que el animal se desangrara antes de morir y acto seguido se dirigía el cuchillo al corazón.
Una mujer desde que se le clavaba el cuchillo al animal en la yugular (aquí ya entraban las mujeres en la faena) con un caldero recogía la sangre removiendo con un palo para que no se cuajara puesto que de ella se hacían las morcillas, también con sangre harina y azúcar las muy conocidas tortillas “MORENAS” una vez muerta la gocha se “jamuscaba” esta operación consistía en quemarle la piel con “cuelmos” de paja entera del centeno ardiendo, y así quedaba limpia de pelos o “cerdas”.
A continuación con agua muy caliente y unos trozos de teja o ladrillo se la dejaba bien lavada, se la ponía patas arriba se la abría en canal, la parte de la barriga se sacaba aparte a esta tira se le llamaba “BARBA-
DA”, después se le sacaban las entrañas, tripas, hígado, corazón y el manto de unto, a los chavales nos daban la vejiga que inflábamos (como un globo) y a fuerza de inflar y sobar se iba haciendo grande, con la cual cuando estaba seca hacíamos una zambomba para amenizar un poco las Navidades.
A continuación se colgaba generalmente por las patas traseras, de una biga alta para que no la alcanzaran los perros y así estaba al menos dos días, mientras los hombres hacían esto las mujeres se iban a lavar las tripas para utilizarlas en los embutidos, el lugar más idóneo era la presa del Reguerín porque al venir de una fuente cercana estaba más caliente, era un día muy especial el día de la matanza pues se reunían las familias y al terminar a comer todos los que habían participado en la faena.
Al tercer día se “escuartaba” (descuartizaba) los jamones por un lado las paletas por otro las medianas de tocino por otro, la barbada, los costillares, los lomos, la carrillera y los trozos pequeños de carne para chorizos o salchichón también se hacían chorizos de las visceras tales como el corazón, el estomago (callos) el bazo, el bofe, estos chorizos de callo también llamados “sabadiegos” se utilizaban para el cocido.
Preparación, lo primero que se hacían eran las morcillas se picaba la cebolla se mezclaba con sangre, pimiento, sal, y algo de grasa se embutían en tripas y se entrecocían y a la cocina de horno, después los chorizos se picaba la carne y el tocino con máquina manual, llevaban pimiento, sal, ajo y orégano, planta aromática que cogíamos en la peña, se mezclaba a mano todo ello en un cajón de madera al que llamábamos “ARTESA”y se dejaba un día en reposo al día siguiente otra vuelta y al día siguiente se hacían con la misma máquina de picar y un embudo largo para meter la tripa.
Una vez hechos al lugar de curación (la hornera) el salchichón llevaba la mejor carne, poco tocino nada de pimiento y algunos granos de mostaza y las “ANDROJAS” mucho tocino, nada de carne, harina, pimiento y sal, o sea pura grasa pero estaban ¡riquisimas!.
Después con un preparado de aceite, ajo machacado, pimiento, aceite y orégano se adobaban los lomos, (estos se metían en tripas gordas) los costillares, las piezas de tocino, las paletas, los jamones ya salados se embadurnaban con el mismo preparado que el lomo (por el lado de la piel no) y a curar todo ello en la citada cocina de horno, y allí con lumbre y humo y dejando la ventana abierta por la noche porque las heladas también contribuían a su curación, la ventana tenía una alambrera para que no entrara quien no debía..
Yo de chaval cuando se ponían a matar la gocha arreaba pa la calle y no volvía hasta que no dejaba de gruñir en seguida me cogía un cuelmo ardiendo y a chamuscar la gocha, esto sí que me gustaba (por aquello de jugar con fuego), yo oí comentar un hecho muy gracioso de un niño por aquel entonces (todavía vive en Madrid) que decía a la gocha cuando la estaban matando, no se porque chillas tanto peor estoy yo que me hacen ir a la escuela, seria muy pequeño pues ese día los chavales de la casa no íbamos a clase.
La vaca también llamada “CECINA” generalmente asturiana pues eran más pequeñas, raramente se mataba una vaca de casa, la sacrificaba el que podía a veces una entre dos vecinos, el método para su muerte era distinto al de la gocha pues no había banco, al animal en un lugar seco (el portalón) se la colocaba en posición se le daba la puntilla y caía sin conocimiento yo creo que este el animal era el que menos sufría de todos los que matábamos.
A continuación se desangraba cortándole la yugular cuando estaba muerta de desollaba, su piel si no se vendía al pellejero, se extendía en el lugar más idóneo (el desván) se estiraba al máximo para que ensanchara clavándole unas puntas en los bordes, cuando secaba se utilizaba para hacer las “cornales” para uncir las vacas al yugo y también el “sobeo” (tiras de la piel dobladas) para unir el citado yugo al cabijal (principio de la vara del carro), también se hacían collares para las cencerras de las ovejas y novillas, bueno las citadas novillas mayoritariamente lo llevaban de madera artísticamente labrada, se las ponía cencerra o cencerro para así localizarlas mejor en el monte.
Se cortaba la vaca por la mitad y se colgaba la parte trasera por un lado y la delantera por otro, lo demás más o menos los mismos procedimientos que con la cerda, solamente que los chorizos de vaca para comerlos en crudo resultaban un tanto duros y eso que también llevaban tocino, la pierna de la vaca (cecina) era la que más tiempo tardaba en curar.
En lo demás la Nochebuena y Navidad eran días de reunión familiar días estos que yo añoro mucho pues yo vivo más en el pasado que en el futuro, el tiempo en diciembre más o menos como el ya descrito en enero, y así era nuestra vida en la tierra que nos vio nacer, tierra de mujeres y hombres de gran fortaleza y reciedumbre, tanto físicos como en valores morales (hoy un tanto perdidos) y de profundas creencias religiosas, curtidos por todos los vientos (sobre todo el que venía del Susarón) y avatares de la vida, pueblo en el que viví treinta años y en el hubiera vivido siempre si no hubiera sido por el pantano.
Había una fuente en la curva del Estabiello (manaba de la peña del mismo nombre) que salía el agua tan caliente que algunas mujeres en invierno con el balde en un carretillo se iban a lavar allí la ropa, uno de los lugares donde más se lavaba era en la presa del molino en las Llamargas, en invierno como el agua estaba tan fría iban provistas de un caldero de agua caliente para de vez en cuando calentárselas en él, volviendo a la fuente del Estabiello yo recuerdo que en aquellos días fríos de invierno el agua vaporeaba mismamente allí donde brotaba, de la citada fuente solo salía agua en invierno.

Espero que esto que escribo sea bien recibido y como decía mi tío Casiano cuando escribió el libro sobre Vegamián, gracias a todo aquel que lo lea y también a los tirapatrás.


Host: 88.9.165.80
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  4/10/2013 00:10  Fecha
Mensaje NOVIEMBRE, Ese mes que empezaba por Todos los Santos y terminaba en San Andrés, en este mes y a primeros algún atrasado podía sembrar trigo, se sacaba la remolacha se terminaban de pacer los pocos otoños que quedaban pues en este mes fácilmente podía nevar, otro refrán, “por todos los Santos la nieve por los altos y el día los Finaos la nieve en los tejaos”, ya se empezaban a abonar las huertas o praos, limpieza de las hojas de los árboles, podar cierros, hacer presas, todo ello si el tiempo lo permitía, también se sacaban los nabos que se utilizaban para el ganado.

Host: 88.9.165.80
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  4/10/2013 00:06  Fecha
Mensaje OCTUBRE
Se continuaba con la leña en Pardomino también en el Fayedo pues había un riguroso orden de los lugares donde cortar la leña, trabajo este sumamente duro para cortarla con el hacha (no había motosierras) hacer las “TRECHAS”, montón de ramas cuidadosamente colocadas unas sobre otras y bien amarradas con una fuerte cadena, y “trechil” abajo, especie de camino por el que bajábamos las ya citadas “trechas” hasta donde se podía subir el carro.
El que podía llevaba dos carros, uno se dejaba en el “vado” (entrada a cada valle) y el otro se subía con dos parejas de vacas hasta donde se podía, allí se cargaba el carro se le ponía una “trecha” enganchada a la trasera del carro pues si no a la pareja le resultaba imposible sujetarlo debido a la pendiente, así de ésta manera se hacían dos trabajos a la vez, se bajaba el carro cargado y a la vez una “trecha” para cargar el carro que quedaba en el “vado”, la otra pareja bajaba otra trecha para entre las dos cargar el carro que quedaba abajo.
A veces ¡que mojaduras! pues incluso sin llover ese día el monte bajo estaba cargado de agua y te ponías pingando, había que madrugar mucho para coger sitio incluso llegar al monte de noche, esto el primer día, claro está, normalmente íbamos dos si llevabas dos carros ya tenían que ser tres puesto que el más
capácitado iba delante para preparar las trechas, una vez cargado el carro o carros se comía algo y los otros lo llevaban para casa y el otro se quedaba para cortar leña para el día siguiente y así un día y otro hasta que nos parecía suficiente, para mi era el de la leña el trabajo más odioso.
Después se cavaban las cepas, se cortaban las urces y escobas para prender la lumbre, el camino del Bustio era de los más pendientes que había en el monte tanto es así que la rastra sola no podía sujetar el carro y había que atar una rueda con una cedena a la trasera del carro para que sirviera de freno.
Se segaba el otoño (segundo corte de la hierba) autentico manjar para las vacas tanto verde (pacido) como seco en invierno, también se sacaban las patatas y los nabicoles, recuerdo que por la fiesta de Utrero día nueve de este mes siempre andábamos liados con ellas, después se daba una segunda arada y salían varios cestos más de patatas.
Se sembraba el trigo, pues había un refrán que decía “en noviembre si no sembraste no siembres”, el día antes se hacía un montón en el lugar más adecuado de la casa y se “encalaba”se hacía con una solución de piedralipe diluido en agua y bien mezclada con el trigo, esto se hacía para que no se quedara el grano al madurar mermado, otra versión dice que era para que no lo comieran los pájaros si quedaba sin tapar.
También se utilizaba este producto molido para curar las heridas que se producían entre las pezuñas las vacas y las ovejas, que se les hinchaba una pata una sangría (un corte entre la pezuña y la piel) para que sangrara y el mal desaparecía, una cosa que nos daba muchos problemas eran las vacas cuando entelaban
llamamos así cuado la vaca al pacer hierba tierna (si era trébol o alfalfa peor) se hinchaba de manera anormal, lo primero era impedir que el animal siguiera paciendo, se la cogía por un cuerno y se le daban masajes en la garganta para que eruptara, si esto no daba resultado, para casa, allí si la cosa no mejoraba
había un artilugio llamado “trócalo” esto era una vaina de acero con un punzón en su interior que una vez clavado en el lugar adecuado se sacaba el punzón y los gases salían por el interior de la vaina, si aún así
el animal no mejoraba había que rajar, hacer el agujero más grande meter la mano y sacarle la comida,
por aquellos tiempos no había puntos de sutura y la herida curaba poco a poco por si sola, si el animal estaba solo decíamos que “reventaba”, en realidad no reventaba moría por asfixia.



Host: 88.9.165.80
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  4/08/2013 19:57  Fecha
Mensaje SEPTIEMBRE
Estas últimas allá por la fiesta de Armada (8 de septiembre) después se continuaban si no se habían hecho las labores de abonado y binado de las tierras para la siembra del trigo, esta labor también se hacía si se podía en el mes de julio cuando por el mal tiempo no se podía recoger hierba, y así mismo en agosto si el día no era idóneo para la trilla, y así se iban combinando las muchas labores del campo, el refrán de este mes decía así: Septiembre o lleva los puentes o seca las fuentes, a últimos de este mes por San Miguel (fiesta de Campillo) se podaban los chopos labor ésta sumamente arriesgada pues no ibas atado y dependías de tus habilidades para las ramas más altas se utilizaba la podona con un mango muy largo, se hacían fejes y una vez secos se guardaban en la tenada para alimentar las ovejas y especialmente los corderos en invierno y también en primavera.
También se cortaban las ramas de roble en los montes comunales de las Matas, Tejedo y Pardomino para las ovejas en invierno, a continuación se seguía con la leña puesto que no había otro medio para cocinar y calentarse en aquellas bajas temperaturas y solamente la cocina, como ya mencioné en el mes de enero, a veces se nos helaban las patatas en la bodega especialmente las que tocaban con la pared, para evitar esto se ponían tablas o la caña del centeno entera a modo de aislante.


Host: 2.142.253.96
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  4/08/2013 19:47  Fecha
Mensaje AGOSTO
Una vez recogida la hierba se podía ir al monte si se necesitaba leña a por árboles secos o caídos a los que llamábamos “cándanos”, se binaban (segunda arada) las tierras para la siembra del trigo, esto se hacía entre la terminación de la hierba y el comienzo de la trilla, una vez recogida la mies a veces se araba la tierra y se sembraban nabos en regadío que se utilizaban para alimentar a las vacas y los cerdos, se sacaban antes de las primeras nieves incluso más adelante si se podía.
Se seguía regando a todos los praos huertas y patatales, comenzaban las labores de trilla a últimos de julio o primeros de agosto cuando maduraba el trigo, la cebada, la avena, el centeno, cuando yo era joven todavía se segaba a hoz, de hecho yo tengo una cicatriz en el dedo meñique de la mano derecha producido por la citada herramienta (soy zurdo).
Despues de segado se hacían fejes o manojos, se ataban con salgueras y el centeno también con su propia paja, poniéndose en una “fejina” ( fejes apilados unos sobre otros en cuadrado, siempre con el grano hacia dentro), por aquella época ya se comenzaba a segar a guadaña, haciéndose de forma diferente pues se elaboraban “gavillas” (montones sin atar), después gavilleros poniendo éstas en hilera unas contra otras, con la espiga para dentro para proteger el grano.
Se preparaba a continuación la era, ubicada mayormente en terrenos comunales: Pradera de San Antonio, Praorredondo, Los Pozos, Prado del Toro en los Adiles, las Eras y también en fincas particulares. El siguiente paso consistía en traer la mies a la era con la misma armadura del acarreo de la hierba, haciéndolo en “morenas” (pila de mies en redondo junto a la era) cerca del lugar de la trilla, ésta se realizaba en las horas de más calor con trillos de madera tirados por vacas, generalmente dos parejas, que
ibán girando en dirección contraria.
Tras varias horas de fatigosas vueltas y vueltas, la paja ya molida se sacaba de la era para amontonarla fuera de la misma con un rastrón ( tablón con una vara en medio tirado por la pareja ) para más tarde, si hacía viento, tirarla al aire con el vieldo -aventar- separando la paja del grano, después se cribaba para separar el grano de las impurezas.
También se hacía con máquina, la primera que se vio en el pueblo fue construida por Tomás Reyero, (el carrero), ya al caer la tarde y midiéndose por heminas, cajón de madera hecho de tal forma que facilitaba meter el grano en los sacos o costales, a continuación se llevaba para la casa guardándolo en arcas de grandes dimensiones, en la bodega, el desván, la hornera o el hórreo -el que lo tenía-, así un día y otro has
ta terminar.
Lo que raramente se trillaba era el centeno, pues se golpeaba contra el trillo hasta que soltaba el grano; la paja entera se hacía fejes (cuelmos) siendo utilizados para jamuscar (chamuscar) la “gocha” el día de la matanza. Una vez terminada la trilla, se procedía a meter la paja en la tenada (pajar) colocando en la armadura del carro una red delante y otra detrás. Las llamadas “COSTANAS” se utilizaban muy poco al ser más cortas y altas que las de la hierba y además también necesitaban redes.
Por último se trillaba la avena y todas las legumbres, no se trillaban los fréjoles éstos con un palo fuerte se sé golpeaban cuando estaban secos.


Host: 2.142.253.96
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  Herminia    herfersan@yahoo.es  24/06/2013 11:43  Fecha
Mensaje Admiro la esponteneidad de los articulistas, Marisol y Jesús: incansables en dar a conocer el pueblo y sentir que está vivo en sus gentes. La escritora asturiana, Mª Luisa Prada a quien he echado de menos en estas fiestas-2013, verá que su dicho se cumple:UN PUEBLO NO MUERE MIENTRAS HAYA GENTE QUE LO RECUERDE. Gracias por darnos vuestro tiempo. Busco fotos de este año,-13. Aun no las he encontrado. Tengo un bonito recuerdo de todo lo vivido en nuestra pradera de Pardomino y felicito a toda la Corporación y participantes. Los del RÍO, con Mary y Angel de padrinos, acarrearon entusiasmo con su presencia y galantería. La tarde culminó con el chocolate y tortas de la familia Adolfo Castañón, gesto agradecido e inesperado. Gracias. Herminia PD: Suprimir, por fa, el primer escrito si hacer una relectura. va con sin corregir. ¿Vale?

Host: 81.37.116.17
País
España

Edad
78

Nos conociste por...
que soy de vegamian...

Opinión
Buena


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  1/06/2013 20:49  Fecha
Mensaje JULIO
En este mes nos metíamos de lleno con la recogida de la hierba, aquí reproduzco el saluda que escribí en el programa de S.Antonio del año 2010, por lo cual puedo repetirme en labores que ya cité en meses anteriores. Comenzaba esta labor con el abonado desde Noviembre a Marzo encaminado a mejorar la cosecha, una vez acabado el otoño de los prados por el ganado. Se realizaba con estiércol de las vacas y en menor medida de las ovejas, se llevaba a cabo con el carro de las vacas y desde el abonal al prado o huerta distribuyéndolo en pequeños montones para ser esparcidos con la horca de la mejor manera posible, siempre que la nieve o mejor dicho la falta de ella lo permitía y así hasta febrero inclusive.
A primeros de marzo se deshacía con una rastra de espinos concretamente el mejor ejemplar de rosal silvestre cavado entero y de raíz para que no se deshiciera. También se hacía esta labor con un rastrón de madera y en ambos casos arrastrados por la pareja de vacas, quedando los prados arreglados hasta la siega. Se comenzaba la misma a últimos de junio con el trébol y la alfalfa primero, para seguir con la hierba y así hasta Santiago (25 de julio) aproximadamente.
Para llevar a cabo el acarreo había que armar el carro que se componía de los travesales o estadonjos, uno adelante y otro atrás, donde sujetaban los armantes; después los citados armantes que se construían con dos espigos en los cuales se insertaban dos tablas de varios metros llamadas latillas de madera de haya, la de arriba más larga que la de abajo por delante, la cual llevaba unos agujeros para pasar un cordel dando la vuelta a la vara del carro y al armante del otro lado y así de un lado al otro hasta llegar adelante, donde se unían con una vara ambos armantes, hacia atrás las latillas sobresalían las dos al mismo nivel al igual que el armazón trasero llamado rabera.
La siega se hacía a guadaña, trabajo exclusivo de hombres, puesto que a Vegamián no llegaron las máquinas por lo tanto al amanecer se cogía al hombro la guadaña, con el pico hacia arriba, y los hierros para picarla o cabruñarla, el “gachapo” y un poco de agua con la piedra de afilar al cinto y al prao. Se segaba por la mañana y al día siguiente al mediodia, con la colaboración del resto de la familia, se daban vuelta a los marallos con un horcón de madera para por la tarde, y si el tiempo era favorable, recogerla con horcas de hierro de dos o tres puntas, haciendo uno o más marallos grandes para posteriormente cargarla en el carro, una persona con horca de mango largo abajo, otra en el carro colocándola y otra o más con el rastro atropando lo que no cogía la horca.
Una vez el carro estaba cargado se ataba la soga a la vara y se tiraba por encima hacia atrás una por cada lado de la carga atándola al travesal trasero de la armadura, a continuación se peinaba el carro para no perder hierba por el camino y que quedara bonito. Finalmente se llevaba a casa con el mayor cuidado posible pues el carro cargado entornaba con facilidad. Ya en casa se procedía a meterla en el pajar o tenada, una persona en el carro, otra en el boquero o ventana y otra o más para atrás para repartirla, y así un día tras otro hasta terminar, siendo el último carro en recoger motivo de regocijo al cual los más jóvenes, ( los mayores pasaban de esto ), le poníamos una rama en todo lo alto.
Servía la hierba acumulada para alimentar el ganado vacuno en el invierno y un poco para las ovejas.
Riego por aquí riego por allá a cualquier hora del día o de la noche, o sea cuando tocaba pues si se pasaba la vez había problemas.
Este mes y el de agosto los Domingos nos bañábamos los mozos en el pozo de la Isla ¡desnudos! como los indios motilones , era ésta una costumbre ancestral a la que nadie daba la menor importancia, el lugar era discreto el Soto La Isla, alejado de caminos, hasta que un día por algún aviso tal vez, nos “cazo la Guardia Civil” a un grupo de jóvenes, resultado: un juicio de faltas, en adelante a comprarse bañador o simplemente en calzoncillos.
Las mozas se bañaban en el Soto la Vega en un pozo menos hondo que el de la Isla, allí lo único que hacían era chapotear, pero vestidas con un camisón y no precisamente corto, no había bañadores ni mucho menos bikinis.


Host: 79.157.231.208
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  1/06/2013 20:42  Fecha
Mensaje
JUNIO
Se terminaba de sembrar las patatas se ponían los nabicoles para consumo humano y para el ganado el lugar más propicio era en los patatales. Días antes de la fiesta (San Antonio de Padua) íbamos unos cuantos mozos al Fayedo por ramos de tejo, también a los pinos de Paciano en Cantolahorca esto con la complicidad de su hijo Toño, para ponerlo a las mozas en la ventana o en el alero del tejado, también lo poníamos en lo alto de la espadaña de la ermita armados de escalera subíamos al tejao y después trepando a lo más alto,¡¡y de noche!!, la bota de vino y unos cuantos fejes de urces para la fogata también la llamábamos chosca que hacíamos frente a la ermita, “expropiados” con nocturnidad y alevosía dada la cercanía a la ermita, en el corral trasero de la casa de Domingo Fdez.
Como el perro lo tenía en el delantero saltábamos las “ahujeras” (puertas de cuatro tablas en horizontal sujetas a dos espigos en vertical) o cualquier otro corral si no tenía perro todo ello con total impunidad, los mozos siempre andábamos a la que saltaba, que si unas corras de chorizos de la hornera de algún descuidado por aquí, que si unos huevos por allá o un queso secándose a la ventana, otra cosa que hacíamos en invierno era tapar las presas de la Vega y del Estabiello, las truchas que al no tener agua ni salida se cogían fácilmente.
En una ocasión se nos ocurrió secar un pozo a calderadas, que había en el río de Lodares (por encima del puente del Canalón) y así cogimos todas las truchas ¡que mal sabían¡ y así teníamos una merendola, este tipo de “apropiaciones” indebidas eran por lo general toleradas por los damnificados con resignación, estas actuaciones las hacíamos cuando se podía, no precisamente por S. Antonio.
Al día siguiente la fiesta que comenzaba con la Santa Misa y seguida de la procesión del Santo siempre llevado por hombres y escoltada por la Guardia Civil iba por la Cruz bajaba por la carretera hasta la Venta y cruzando la pradera, a la ermita, el segundo día de la fiesta “San Antonín” lo más llamativo era la Diana que consistía en recorrer el pueblo casa por casa donde nos sacaban pastas y bebidas, los más novatos cogían unas “cogorzas” (borracheras), siempre acompañados por la orquesta de turno, unas veces los de la Losilla otras los “Veleros” de Boñar, los “Charutos”, también si cogíamos alguna moza que no se había levantado la sacábamos a la calle con colchón incluido, esto era muy poco frecuente pues las mozas se espabilaban, y así entre bailes, juegos de bolos, carreras de cintas en bicicleta y como no el tradicional corro de lucha leonesa.
A finales de este mes se excavaban los fréjoles y las patatas, la labor de excava de ésta última era diferente, a las otras a los pocos días de sembradas se les pasaba la rastra quedando la tierra casi llana cuando ya estaban nacidas y un tanto altas se metía el arado de madera (el yugo era más largo que los normales) por el medio entre hilera e hilera de plantas, después con la azada se arreglaban los sucos y si alguna planta quedaba tapada se descubría y así de esta manera los patatales quedaban en sucos por los cuales se regaban.
Se empezaba a segar el trébol y la alfalfa por este mes ya se comenzaba a regar los praos si lo necesitaban, tanto de día como de noche a la hora que te tocaba para que no se te pasara la vez, más de una riña había a veces por quien regaba primero (como decía nuestro querido paisano Juan González en sus numerosos e ingeniosos versos).


Host: 79.157.231.208
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  21/05/2013 20:56  Fecha
Mensaje Cómo se pinaban los “mayos” en Vegamián
Jesús García Fernández

Cuando en los pueblos se tenía conocimiento de que un hijo del mismo iba a cantar su primera Misa, lo primero era buscar el chopo más alto y derecho que había en la vega comprándoselo al propietario con dinero del pueblo, acto seguido se cortaba con hacha y tronzador (de aquella no había motosierras) una vez en el suelo se podaban las ramas lo más al rape posible al tronco, luego se cortaba por donde se suponía que iba a ser empalmado pues los mayos para ser más altos con frecuencia eran de dos piezas, la de arriba lógicamente más corta y delgada.
Lo siguiente era llevarlo al pueblo cargado en el carro tirado por vacas o bueyes, para subirlo al carro, muchos hombres con palancas largas y fuertes que se metían debajo del chopo por la punta y lo levantaban a la altura del carro, una persona estaba delante de la pareja la empujaba hacia atrás “celar”y el carro se metía debajo del madero, las palancas se ponían más atrás se levantaba el chopo y rápidamente el carro volvía a celar hasta llegar al mismo, tan pronto se podía varios hombres se subían al carro y ayudaban a levantar el chopo al unísono que levantaban los de abajo y vuelta a celar y así golpe a golpe hasta subirlo totalmente al tantas veces citado carro.
Una vez cargado se amarraba fuertemente y al pueblo a descargarlo en el lugar donde iba a ser pinado, a continuación con hachas se mondaba el chopo totalmente dejándolo liso y sin nudos ni cortezas que lo afearan, dejándolo unos días para se secara un poco y así pesara menos al pinarlo, mientras, se preparaban en chaflán lo más delgado de uno y lo más grueso del otro, de tal forma que ambas partes fueran del mismo grosor, para su unión (empalme) el herrero preparaba dos fuertes aros planos (abrazaderas) y justo a la medida, con ellos y alguna punta las dos partes del mayo quedaban fuertemente unidas.
La costumbre era especialmente de Lodares pues a mí juicio eran los dos pueblos más hermanados, uno cerca de la iglesia o sea justo en la esquina pinar dos mayos, en ésta tarea participaba todo el pueblo incluso voluntarios de otros pueblos (al igual que en lo incendios) del huerto de la misma y el otro lo más cerca de la casa del “misacantano”, así lo nombraba repetidas veces D. Eulogio (no conocí otro cura que no fuera él) en la primera Misa del recién ordenado sacerdote o religioso, sin embargo en el caso de Manuel Carbajo (prematuramente fallecido) los mayos se pinaron uno en la pradera de S. Antonio pues allí se celebró su primera Misa, al aire libre, pues en la ermita al ser pequeña no entrábamos todos, el otro como en los demás casos, delante de su casa.
Se hacía un hoyo donde iba a ser “plantado”, se preparaba un trípode con tres maderos largos y fuertes unidos en la punta con una fuerte cadena, (de las de trechar) allí se colgaba la diferencial, el gancho de la misma se enganchaba a otra que rodeaba el mayo con dos vueltas para mayor seguridad, varios hombres se agarraban a las patas del trípode para hacer contrapeso haciéndolo así más seguro, de todos modos la diferencial no lo levantaba del todo, sólo lo que daba de si la altura del trípode, el mayo que se pinaba al lado de la iglesia era el que mejor se levantaba puesto que se tiraba con sogas desde la torre o caja de escalera (de caracol) del campanario, incluso desde la cerezala que había en el huerto anejo a la iglesia.
También se unían por la punta dos troncos de tal forma que arriba quedase un hueco en forma de uve donde se apoyaba el mayo a medida que la diferencial lo iba levantando, éstos postes llamados tijeras eran de diferentes alturas y manejados por muchos brazos de cada lado, la tijera más corta era la que se metía debajo del mayo la primera, después a medida que se iba levantando el mayo, otra más alta iba detrás y después otra más alta la cual necesitaba más brazos para poder manejarla.
Al mismo tiempo y desde el comienzo se ataban al mayo cuatro o más sogas (las de atar el carro de la hierba) tirando desde la mayor altura posible para ayudar a pinarlo, si una no alcanzaba se unian dos, al principio las sogas tiraban hacia atrás, cuando el mayo estaba casi pinado dos o más de ellas se ponian del otro lado desde diferentes sitios para mantenerlo a plomo, rápidamente se rellenaba el hoyo con tierra y piedras poniendo cuatro estacas una de cada lado fijadas en el suelo y clavadas en el mayo.
En la punta del tantas veces citado mayo antes de pinarlo se ponía un ramo si era posible de pino por ser más vistoso al cual se le ponían cintas de colores, al mismo tiempo y un poco más abajo era costumbre atar al tronco una botella de coñac, así el atrevido y habilidoso joven sin más armas que sus manos y pies descalzos trepaba por el madero completamente liso sin otro premio que la honrilla y la citada botella, eso si tenía suerte y la conseguía.
Los mayos eran un obsequio del pueblo al “misacantano” el cual una vez terminado el evento ya podía disponer de ellos, vaya aquí mi reconocimiento y aplauso para aquellos que perseveraron en su sacerdocio
haciéndonos sentir que nuestro esforzadísimo trabajo para pinar los tantas veces citados mayos no fueron en balde. Los que cantaban su 1ª Misa eran llevados en una silla engalanada, a hombros de cuatro mozos no necesariamente familiares, desde su casa a la iglesia y viceversa, acompañados con ¡vivas! y cánticos por el pueblo o sea todo un ¡¡ acontecimiento !!.


Host: 95.122.103.68
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  21/05/2013 20:43  Fecha
Mensaje MAYO
Hay un refrán que dice marzo airoso y abril lluvioso sacan a mayo florido y hermoso, otro decía por San Matías calientan las aguas frías, entra el sol en las sombrías, e igualan las noches con los días, este mes a mediados (siempre en Domingo) se empezaban los pastos comunales para las vacas, se empezaba por la pradera de S.Antonio el primer día le llamábamos las “guarías” después se seguía por otros terrenos, el soto de La Vega se reservaba para el día de San Antonio fiesta del pueblo y por último el Soto de Villahuenga, esto el día de S. Pedro por este mes se sembraban las patatas y las alubias pues por su delicadeza a veces se nos helaban y había que volverlas a sembrar. Por esta época había que excavar para eliminar las malas hierbas de las lentejas, los garbanzos, la remolacha, las abonas y los titos, todo ello con el escabuche (pequeña azada).


Host: 95.122.103.68
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  JESUS GARCIA FERNANDEZ    notmeag-jesus@yahoo.es  21/05/2013 20:41  Fecha
Mensaje ABRIL
Aguas mil y todas caben en un barril, este mes se sembraban las LENTEJAS, las CANTEADAS éstas muy poco, los TITOS, los GARBANZOS, un refrán decía, por San Marcos tu garbanzal ni nacido ni por sembrar, se hacían lomos con el arado de madera (romano) y se ponían a estaca con un palo con punta se hacía un hoyo en el lomo se metía uno o dos garbanzos y se tapaba, estos eran muy aventureros les entraba una enfermedad que llamábamos que “rabiaban” recuerdo que llevábamos un ramo bendecido de los que nos daba el cura el Domingo de Ramos y lo plantábamos en el medio del garbanzal por si se producía el milagro, estas legumbres se sembraban tanto en secano como en regadío y sin abono.
Por Semana Santa los chavales llevábamos los corderos a Tejedo a enseñarlos a pacer para a continuación formar la vecera, la que guardábamos dos personas siempre casa seguida y cada cuatro animales un día, también los “anojos” (cría hembra de la vaca de un año de edad) primero al soto de Villahuenga después Tejedo, Monte S. Pedro y Cantopandiello, también al igual que la “morana un día por cada res, se dormía en el chozo más incomodo que la cachana ubicado éste en el citado Cantopandiello, el corral estaba cercado de “cierro”.(seto muerto), también hubo otro chozo en el Genigal y otro en el monte San Pedro, todos ellos para los citados anojos.
Se seguían preparando las tierras para sembrar las patatas, los fréjoles pintos (las blancas no se daban bien), la remolacha forrajera para el ganado y la azucarera para hacer dulce, una vez cocidas se les daba a la cerda para su engorde y el líquido seguía cociendo y cociendo hasta que espesaba y por su parecido lo llamábamos miel, por ese tiempo si se acababa la hierba de la tenada había que sacar las vacas a pacer a las fincas propias, decía mi tío Perto que era muy chistoso cuando se le acababa la hierba abría la puerta del pajar y les decía, ¡mirad no hay, si hubiera, como antes!......


Host: 95.122.103.68
País
ESPAÑA

Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  M.S.G.    marisolgarciacastellanos@hotmail.com  6/03/2013 00:48  Fecha
Mensaje CAMPANAS Y CAMPANARIOS
Los campanarios, son geralmente las torres que albergan las campanas, estos las protegen de la intemperie, y otras como la de Vegamian son espadañas. Por su altura lanzan bien su sonido hasta las nubes y las montañas.
Los campanarios dan cierta esbeltez , personalidad, y belleza a las iglesias, viéndoles destacar desde la lejanía. Son testigos de piedra de la historia , que hasta los pueblos y aldeas, pequeñas, humildes, y sencillas se alzan en sus pequeñas iglesias.
En las ciudades las campanas tienen menos protagonismo que en los pueblos, su sonido se mitega con el ruido de la circulación, las obras, y la agitación de las gentes.
En los pueblos su sonido se escucha en todo el valle, rompiendo el silencio que en todos hay, con su sonido también transmiten un mensaje , a lo largo de la vida todos aprenden , en cada momento lo que las campanas con su repicar les quieren decir, cuando tocan a difuntos, a rebato, a acendera, si es un bautizo, o boda, el dia del patrón del pueblo, cuando sale la procesión, a la misa de los domingos, a resurrecion. Tambien se tocaban a la hora del Angelus y los labradores no necesitaban relog, el toque de las campanas les orientaban la hora de ir a comer, y además se tenia la costumbre de dejar un momente la faena que se estaba haciendo para rezar.
Las tocaban a mano subiéndose al campanario, era un arte que aprendian los “mozos” desde muy jovencitos, ahora se tocan en la mayoria de las iglesias con electricidad.
Solo se callaban en la Semana Santa, que las reemplazaban las carracas y el carracón que lo llevaban entre dos personas por las calles del pueblo avisando a los vecinos que empezaba la misa o los oficios, terminando este silencio la noche del Sabado Santo, que con gran juvilo pregonaban a los vientos la Resurrecion de Jesus .
La iglesia de Vegamian tenia dos campanas y se subia ala torre para tocarlas a mano , por medio de una escalera de caracol muy oscura por cierto, hasta llegar cerca de ellas que se terminaba por otra mas pequeña a la intemperie y hasta una plataforma de madera , que un “ mozo” o varios, las tocaban con las dos manos con gran destreza .
La ermita de S.Antonio solo tenia una, esta era mas pequeña y su sonido era totalmente distinto, que todo el pueblo sabia distinguir sin necesidad de preguntar donde se celebraba la misa, o el rosario, a novena. A esta se la tocaba desde abajo por medio de una cadena.


Host: 88.14.66.45
Opinión
No califico


Admin: Borrar Mensaje  M.S.G.     6/03/2013 00:39  Fecha
Mensaje LA COLADA
En aquellos tiempos como la economía familiar era escasa, se buscaban recursos para todo. Se hacia el jabón para lavar la ropa con los restos de la grasa de la matanza, o los del aceite (esta era muy bien dosificada para algunas cosas muy especiales, se guisaba con lo que se tenían en casa como por ejemplo el unto y el sebo) y sosa yo era muy pequeña cuando se lo veía hacer a mi madre no sé si le añadían algo mas, se hacia una pasta y la echaban en un cajón a modo de molde y después de unos días que se secara la cortaban en trozos más o menos manejable y se apilaban en una estantería de despensa y ya había jabón para una gran temporada, servía también para fregar los cacharros , para el aseo personal ya teníamos “ jabón de olor” así era como lo llamábamos al refinado que se compraba, ( mas tarde también se compraba el de lavar y se hacía menos el otro).
Se lavaba en el rio, afortunadamente lo teníamos cerca, también en charcas, presas y riachuelos, cada uno lo hacía donde más cerca lo tuviera, se decía que si vas a Vegamian lleva pan porque agua ya te darán, quiere decir que el agua era muy abundante y la había por todas partes.
Se empezaba la colada por cargar además de la ropa (en baldes de zinc) la “taja” una tabla labrada con rallas donde se frotaba la ropa sacándole la espuma que el jabón proporcionaba (no mucha por cierto) y también el “tajuelo “o cajón donde se arrodillaba con una protección por delante para que no se mojaran, algunas veces se ponía un cojín para que las rodillas no dolieran tanto. En algunos casos estas dos piezas estaban unidas entre sí. Las hacían normalmente los hombres de la casa tan avilés para todo, o se le encargaba al carpintero, en Vegamian siempre había 1 o 2 un oficio imprescindible que en casi todos los pueblos había.
Esta faena exclusiva de la mujer, no se la daba importancia pero era de las más duras y además se repetía cada lunes de cada semana, y así todo el año. En invierno se tenía que romper el hielo en las presas y charcas, y en el rio no se llegaba a helar pero si en las orillas, excuso decir como dolían las manos del frio que traía consecuencias dolorosas como sabañones y reuma.
El lavado de ropa tenía sus pasos a seguir, el primero se echaba a remojo, se ponía toda en el balde con agua y jabón, se dejaba un rato para que ablandara, algunas veces se traía ya de casa con agua caliente, El segundo se frotaba con las manos y sobre la “taja”, se aclaraba y se le daba otro jabón. El tercero se tendía el verde, o sea en la pradera, se dejaba unas horas para que los rayos del sol la blanquearan, se regaba con agua de vez en cuando para que no estuviera seca, en invierno se tendía sobre la nieve que al instante se ponía dura como un cartón. Pasando este tiempo se recogía y se aclaraba hasta quitarle todos los restos del jabón, al lado se preparaba un cubo con agua y añil, esto era unos polvos o pastillas azul intenso que se metía en una muñequilla de tela para que se disolviera y no quedara restos que pudieran manchar la ropa, allí se metían las prendas blanca quedando un blanco azulado que daba la sensación de mas limpieza y luminosidad a la ropa, a continuación se tendía en la cuerda al sol y al aire para secarla y así se terminaba la faena de la colada, como digo poco reconocida que se unía a otras muchas que hacían la mujeres de nuestros pueblos de la montaña.
.




Host: 88.14.66.45
Opinión
No califico


««  Mensajes 16 - 30 de 147 - 1 2 3 4 5 6 ... -  «   »

Firmar

Nombre
E-Mail
Web
País
Edad
¿Cómo nos
conociste?
¿Qué opinas
de la página?
Mensaje Privado

Mensaje / Comentarios



    

Servicio hospedado en www.melodysoft.com | Condiciones generales de uso