Filosofía Interactiva
Firmar Recargar Ayuda Volver
Conectado desde 3.208.22.127 ( 3.208.22.127 )
Sesiones activas en este libro: 1
Ordenado por:    


Admin: Borrar Mensaje  the best service of linkbuilding    mitea@gmail.com http://point.md/  3/08/2013 14:48  Fecha
Mensaje IHssIQ Major thankies for the post. Really Cool.

Host: 193.105.210.170


Admin: Borrar Mensaje  Angelüx    icq@samaelgnosis.net http://www.gnosismexico.com  17/09/2004 10:14  Fecha
Mensaje Antropologia Psicoanalitica Gnostica>Suprasexualidad* Sagrada
Matrimonio Perfecto* LEY del KARMA*AngelesYArcangeles VerLinks>
SamaelGnosis* http://www.samaelgnosis.net PAXiLÜX*Inverencial*:-)

Host: burns.ub.uni-freiburg.de


Admin: Borrar Mensaje  Ariel Safi    arielsafi@hotmail.com http://La Destrucción del Yo: Proceso contra la Historia de la Filosofía  15/09/2004 19:19  Fecha
Mensaje ESTRUCTURA DE LA DESTRUCCIÓN DEL YO: PROCESO CONTRA LA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA., J.A. Sánchez Tarifa (Ed. Grupo Editorial Universitario, Granada).

El problema básico de la Historia de la Filosofía ha sido la consideración que merecía el sujeto a cada pensador, en tanto que capaz de conocer y capaz de ser conocido. Los filósofos se han caracterizado por prejuicios, la mayoría de las veces malintencionados, que forzaban a una deformación, muchas veces ridícula, de ese sujeto que aspiraba a conocer y a conocerse. Se parte de la base de que en la interpretación clásica del Yo en la Historia de la Filosofía ha primado la mala fe. “La Destrucción del Yo” nos ofrece algunas claves para desenmascararla.

La Historia de la Filosofía ha escindido al Yo, atribuyéndole e identificándolo aisladamente con alguno de sus tres genuinos componentes: pensamiento, existencia y voluntad. Se ha querido definir al Yo como exclusivamente pensamiento (racionalismo), exclusivamente existencia (existencialismo) o exclusivamente voluntad (irracionalismo). Cualquier de estas perspectivas del Yo era correcta en parte, pero dejaba inexplicada una gran dimensión del contenido del Yo. Por eso, la reflexión del autor se centra en analizar al Yo desde las tres categorías implicadas. La complejidad del Yo se hace manifiesta al tratar de referirnos a sus cualidades, que no son otras que pensamiento, existencia y voluntad. El Yo queda disgregado en estos componentes, que se denominan en su unión “tríada basal”.

Conocer al Yo implica conocer a cada uno de los elementos que lo componen. Pero aquí encontramos un segundo nivel de complejidad, puesto que al querer saber qué es el pensamiento, observamos que para hacer una aproximación a su naturaleza hemos de, necesariamente, incluir como parte esencial de su ser a la existencia y a la voluntad. No hay pensamiento, existencia o voluntad que sean puros y menos aún fundantes, porque estos elementos exigen la co-implicación para ser analizados. Así nos encontramos un segundo error tradicional de la Historia de la Filosofía, que no sólo identificaba al Yo con un elemento aislado de la tríada, sino que además lo desarraigaba a la vez de su constitución triádica. En sentido general, la Historia de la Filosofía ha cometido un tercer error: creer que era posible una definición cerrada de cada uno de los componentes de la tríada basal. Aprovechándose de esto, ha habido algunos filósofos que se han erigido en la culminación de la filosofía, pensando que con su tema de estudio, con su genial e irrefutable definición, se cerraba un episodio de la Historia de la Filosofía porque habían dicho todo lo que se tenía que decir.


“La Destrucción del Yo” reacciona contra esto intentando analizar los componentes de la tríada basal desde su relación, puesto que el autor desecha a priori el discurso cerrado sobre cualquier concepto que se considere. No hay definiciones correctas porque la riqueza conceptual desborda cualquier pretensión de delimitación de lo que, en el fondo y desde el pensamiento, siempre es interpretación. Por eso el libro estudia la intra-relación, la Inter.-relación y la extra-relación de los conceptos implicados en la tríada. La obra, en su primera parte, sigue un estricto esquema de desarrollo, en un procedimiento que algunos han querido ver recogido del Ars Magna, aunque nuestro autor, explícitamente, esté contra la aplicación de cualquier método, porque es una estrategia que incurre en los mismos errores que la definición, siendo muy vulnerable a las críticas:

Intra-relación: Pensamiento del pensamiento
Existencia de la existencia
Voluntad de la voluntad

Inter-relación: Pensamiento de la existencia
Pensamiento de la voluntad
Existencia del pensamiento
Existencia de la voluntad
Voluntad del pensamiento
Voluntad de la existencia

Extra-relación: El texto establece la vinculación de los componentes de la tríada basal con los principales conceptos de la Historia de la Filosofía. Este desarrollo es de dimensiones inabarcables, por lo que el autor se centra en las relaciones que ha considerado más pertinentes para el desarrollo de sus propias propuestas. En uno de los muchos recursos estilísticos, los componentes de la tríada van girando a lo largo del escrito, simulando una especie de espiral que va engullendo al lector, conforme avanza en su lectura.

¿Qué capacidad de manifestación tiene el Yo? Se hace explícito a través del principio de acción. El resultado último del conflicto complementario de la tríada, que es un conflicto irresoluble, a la vez que necesario, queda representado por la acción, en la que el Yo compendia las tres fuerzas que lo constituyen. La tríada emite un veredicto último frente al no-Yo y eso determina la acción de la que el Yo ha de hacerse responsable. La relación dialéctica de la tríada basal hace igualmente indefinibles al pensamiento, a la existencia y a la voluntad, o mejor dicho, los hace parcialmente definibles, pero al igual que sucedía con el Yo, su nivel de definición ha de realizarse considerando a los uno en función de los otros, teniendo en cuenta, según uno de los muchos neologismos que acuña el autor, que son elementos “desidénticos”, llevando el enfrentamiento complementario a la esencia misma del concepto, pues son tan idénticos como diferentes. El Yo, por ejemplo, en la desesperación, cuando se enfrenta a su propia y voluntaria finitud, al suicidio, lo que persigue es el cese de los tres componentes de la tríada simultáneamente, intenta acabar en su acto de ejecución con lo que denominamos “vida”. En este punto de la obra hay una curiosa inversión, porque de una estructura triádica, pasamos a una diádica, representada por dos conceptos fundamentales; uno orientado a ejercer la acción, el otro destinado a frustrarla: el atrevimiento y la precaución (el autor, en el prólogo, ya nos anticipa que el libro es como una “acerada flecha. Empieza con una triada […] su parte central es una díada: atrevimiento y precaución; por último, nos vemos abocados a su incisiva punta letal y vital con un concepto monádico: el tiempo.”) (DY). Ambas son tendencias previas del Yo, cada una con sus funciones y con sus aspectos positivos y negativos. El problema, y aquí el autor incluye su particular crítica social, es que la precaución se ha desbordado completamente y ha copado los últimos resquicios de la estructura social. La precaución se ha convertido en una forma de obsesión. Tradicionalmente se manifestaba en la religión, que es la suma de todas las tendencias precautorias de los milenios que nos anteceden, pero con sus pérfidas armas de chantaje emocional (entre otras proponer una prolongación indeterminada de la vida frente a un instante de plenitud o de placer que sistemáticamente nos lo presenta como peligroso) la precaución ha arrasado, instituyéndose por doquier; ha espoleado un miedo ancestral, nocivo y letal, que convierte a los pobres ciudadanos de nuestro tiempo en acobardados títeres, hombres narcotizados, que reaccionan compulsivamente ante ese temor neurótico arriesgándose de un modo anti-natural e inhumano por verse libres, aunque sólo sea unos segundos, de tal presión. Así es como surgen muchas de las aficiones de nuestra época y muchos de sus males. Algunos, prisioneros de una vida precavida y sin sentido, se aferran al alcohol, las drogas como métodos de evasión o a otras adicciones incomprensibles para la naturaleza humana. Otros, compungidos, se “deprimen”, la gran epidemia de nuestra actualidad, porque destruidas sus posibilidades de vivir por la precaución, no entienden por qué y para qué hay que seguir invirtiendo el tiempo en un vacío anhelo de vida. Algunos proyectan su colapso mental, su aturdimiento existencial, en cualquier elemento que le es próximo, como su cuerpo, generando la anorexia, o en su afán de posesión, produciendo el consumismo desaforado. Por último están los que hastiados de precaución, de garantías sociales, de seguridades vitales de todos los tipos y maneras, acaban suicidándose, escupiendo a la sociedad todo el confort, la calidad de vida, el estado de bienestar que con tanto orgullo preconiza. Se evita un debate público sobre estos, cada vez más terribles, síntomas de decadencia, pero las estadísticas sobrecogen. Hay un numerosísimo ejército de muertos voluntarios en Occidente (mucho más que el que genera cualquier ideología) que no perecen por algún ideal que valga más que su vida, sino que expresan de esta trágica y radical forma su manera de decir no, un no desmedido y rotundo, que continuamente nos negamos a oír, para no sentirnos abochornados del oropel de expectativas insostenibles que estamos creando, sin que tengan justificación, apoyándonos en la grandeza de un desarrollo técnico que dinamita las más básicas estructuras humanas. Esta es una obra insólita para nuestra época, pues no respeta ni nuestro mito más sagrado: el progreso.

El atrevimiento crea caminos novedosos para que su impulso enaltecedor se manifieste. Pero la precaución acaba haciéndose dueña de ellos. Hemos dicho que la esencia de la precaución se refleja, ante todo, en la religión (¡Pórtate bien y alcanzarás la vida eterna!), pero poco a poco toda forma de expresión humana va siendo copada y asumida por su influencia. La ciencia surge como rival de la precaución, pero ésta acaba poniéndola también a su servicio. Cualquier logro científico se orienta a la precaución y la ciencia médica, la más precautoria de todas, ocupa un lugar preeminente en las prioridades de cualquier sociedad. También la filosofía se convierte así en un remedio precautorio para que aquellos especímenes humanos que no se contentan con el discurso religioso, tengan alguna otra posibilidad de saciar sus ansias de perpetuidad, acicateadas por la precaución. Por eso el autor hace una despiadada denuncia de lo que ha venido siendo la Historia de la Filosofía, considerándola una prehistoria de un pensamiento nuevo que habrá de imponerse para plantear las cuestiones vitales desde otro planteamiento. En el texto, la Historia de la Filosofía aparece como una teología mal enmascarada, a la que prácticamente todo filósofo ha contribuido a consolidar; algunos con justificaciones directas y artificios teóricos; otros aparentemente oponiéndose a ella, pero beneficiándola como revulsivo (piénsese en la turba de filósofos ateos que, frente a las promesas de redención de la religión o la filosofía, nos ofrecen la angustia, la nada y la desesperación como alternativa o a Nietzsche con ese “espeluznante bálsamo metafísico”(DY) que es el eterno retorno de lo idéntico o a Heidegger con su mística del Ser, instauradora de una neo-teología, más dañina, si cabe aún, que la anterior).

Finalmente, llegamos en el escrito a la reflexión sobre el tiempo. Los avatares del Yo, de la tríada basal, del atrevimiento y la precaución, aderezados por el principio de acción, concluyen en una inextricable vinculación temporal. El Yo se desarrolla en el tiempo. Pero no en un tiempo primordial y escindido, no en un tiempo primigenio y superior (tiempo ficticio del que la filosofía y la religión han sacado el máximo provecho), sino en la temporalidad, “en un tiempo manchado de ser” (DY). La temporalidad determina a priori la condición de posibilidad del Yo, de que el Yo sea. Es una relación muy compleja, a la vez que simple, porque básicamente el Yo y sus componentes están inmersos en la temporalidad, son temporalidad. Hay que tener en cuenta que temporalidad y Yo no coinciden ni se derivan ni proceden de orígenes diferentes. La temporalidad es para que el Yo sea y muestre lo que es, para que se explaye en el atrevimiento, pero para ningún otro testigo que sí mismo. El Yo no debe demostrar nada porque no hay criterio extrínseco a su propio ser. No debe demostrar sino demostrarse, no se amolda a ningún juicio, sino a su propia valoración, erigiéndose en su propio criterio. La temporalidad es la gozosa posibilidad de desplegar la fecundidad que se porta para enorgullecernos de ella ante nosotros mismos. Es tal el grado de perfección que se alcanza en esta relación, que incluso podemos renunciar con el suicidio a ser partícipes de su juego. La tríada basal supone una libertad tan inmensa, que al proponernos la temporalidad aceptar el fascinante juego de la vida, se nos permite decir no.

Frente a las especulaciones filosóficas clásicas, “La Destrucción del Yo” quiere reivindicar una temporalidad inmanente, en contraposición a un tiempo trascendente. Y además, en la obra, se valora optimistamente el sentido finito y efímero de la vida, criticando con severidad las alternativas trascendentes, con unas promesas de eternidad que son las que realmente desfundamentan el sentido de ser del Yo. Filosofía y religión han estado hermanadas en su lucha contra el Yo una vez más, tratando de redefinir las estructuras de la temporalidad desde una eternidad obsesiva y acaparadora que fuera la simiente y el sentido de un tránsito existencial, en el que el Yo se vería inmerso por un capricho celestial, promovido además en el monoteísmo por un afán de venganza. El libro reivindica una nueva concepción del tiempo, más acorde con las expectativas que se le atribuyen al Yo desde el atrevimiento y no desde la precaución.

“La Destrucción del Yo: Proceso contra la Historia de la Filosofía” es una obra que también invita a la subversión; a no creer ni aceptar lo que nos presentan como razonable, a carcajearnos de la artificial sensatez de la época que nos ha tocado vivir, a no rendirnos ante el espíritu de decadencia de un tiempo que entrevé y banaliza sus enfermedades letales. Estas ideas y otras muchas se exponen, además, de un modo directo, desprovisto de hipocresía, incriminatorio, con un lenguaje incendiario capaz de producir exacerbadas pasiones a favor y en contra de lo manifestado, pero que, desde luego, no dejan indiferente a nadie.

J. L. Mayorga.




Host: 62-151-42-155.yaonline.ya.com


Admin: Borrar Mensaje  aristichaval    saner_4@yahoo.com  31/07/2004 17:51  Fecha
Mensaje Miren soy un joven muy estudioso pero la filosofia es un tiempo que es basura

Host: dpc6935119022.direcpc.com


Admin: Borrar Mensaje  ANTONELA LAURINI    ANTOLAURI@HOTMAIL.COM  25/07/2004 21:11  Fecha
Mensaje QUIERO QUE ME AYUDEN POR FAVOR, NECESITO URGENTE HACER UNA MONOGRAFÍA SOBRE EL AMOR AL ARTE A LA FILOSOFÍA Y A LA RELIGION DE DONDE LO SACO GRACIAS ANTOLAURI@HOTMAIL.COM

Host: 168-226-138-247.speedy.com.ar


Admin: Borrar Mensaje  MiguelAngel    icq@samaelgnosis.net http://www.gnosismexico.com  24/07/2004 10:11  Fecha
Mensaje GNOSIS*Filosofia-Autor-SamaelAunWeor* http:/7www.samaelgnosis.net
http://www.samaelaunweor.com.ar http://www.accenpa.com.ar agia@arrakis.es
http://www.ageacac.net http://www.anael.org http://www.gnosticos.net
http://www.gnosiscentral.com http://www.gnosis2002.com cursos@ageac.org
http://www.gnosis.org.br http://www.gnosis-testimonios.com
http://www.apostolbartolome.org sabatiel@hotmail.com PAX&LUX*:-)

Host: burns.ub.uni-freiburg.de


Admin: Borrar Mensaje  AnaelAngel    info@accenpa.com.ar http://www.accenpa.com.ar  17/07/2004 08:13  Fecha
Mensaje GNOSIS*Filosofia*Autor-SamaelAunWeor* http://www.samaelaunweor.com.ar info@anael.org
http://www.samaelgnosis.net http://www.bibliotecagnostica.com http://www.ageacac.net
http://www.gnosismexico.com http://www.gnosiscentral.com http://www.gnosticos.net
http://www.gnosis2002.com http://www.gnosis2000.com http://www.gnosis.org.br
http://www.gnosis.org.ve http://www.socorden.com http://www.gnosis-testimonios.com
http://www.ageac.org http://www.apostolbartolome.org cursos@ageac.org PAX&LUX* :-)

Host: copac45.ub.uni-freiburg.de


Admin: Borrar Mensaje  ANTONIO ARROYO LEDEZMA    arroymsd@telmex.mx  20/06/2004 17:17  Fecha
Mensaje habiliten aspectos de test a fin de medir nuestro conocimiento
att
ALBERTO

Host: 200.4.234.161


Admin: Borrar Mensaje  pablo    bohemiopensador@hotmail.com  14/06/2004 23:26  Fecha
Mensaje che loco dejen de joder con guita, 80 eruros...

Host: 200.45.90.47


Admin: Borrar Mensaje  Anael Angel    info@accenpa.com.ar http://www.accenpa.com.ar  7/05/2004 09:19  Fecha
Mensaje GNOSIS*Filosofia Gnostica*Autor-Samael Aun Weor http://www.anael.org
http://www.samaelgnosis.net http://www.samaelaunweor.com.ar
http://www.ageacac.nmet http://www.bibliotecagnostica.com info@anael.org
icq@samaelgnosis.net donaciones@bibliotecagnostica.com
elalkimista@arnet.com.ar guardian@gnosis2002.com cursos@ageac.org
lineadirecta@socorden.com agia@arrakis.es PAX&LUX*

Host: burns.ub.uni-freiburg.de


Admin: Borrar Mensaje  Poetica    yo_soy_pamela@yahoo.com  29/03/2004 15:33  Fecha
Mensaje Profesor, me gustò tu página: excelente contenido... pero le cambiaria la interfaz... un poco de look no andaria mal... el diseño tambièn comunica
iba en busca del programa del ramo de Psicologia en la U. del Pacífico para dar los exàmenes de conocimientos relevantes y me encontré con esta sorpresa... para navegar este océano... intrusiarè esos textos que prometen... muchas gracias
una pregunta: Ortega y Gasset ¿por què tan destacado? Siempre me pregunto porquè enseñan tanto de Ortega... Está bien, habla nuestro idioma pero la verdad es que todas las 'circunstancias ortegianas' nuncca me cayeron muy bien. Hay tanto otro que aportan tanto...
Bueno, nuevamente gracias y visitarè esos textos. Pensè que me iba a encontrar con algo muy latero y en realidad he encontrado una buena picada en internet. Gracias.
pamela

Host: 172.16.10.48


Admin: Borrar Mensaje  Poetica    yo_soy_pamela@yahoo.com  29/03/2004 15:33  Fecha
Mensaje Profesor, me gustò tu página: excelente contenido... pero le cambiaria la interfaz... un poco de look no andaria mal... el diseño tambièn comunica
iba en busca del programa del ramo de Psicologia en la U. del Pacífico para dar los exàmenes de conocimientos relevantes y me encontré con esta sorpresa... para navegar este océano... intrusiarè esos textos que prometen... muchas gracias
una pregunta: Ortega y Gasset ¿por què tan destacado? Siempre me pregunto porquè enseñan tanto de Ortega... Está bien, habla nuestro idioma pero la verdad es que todas las 'circunstancias ortegianas' nuncca me cayeron muy bien. Hay tanto otro que aportan tanto...
Bueno, nuevamente gracias y visitarè esos textos. Pensè que me iba a encontrar con algo muy latero y en realidad he encontrado una buena picada en internet. Gracias.
pamela

Host: 172.16.10.48


Admin: Borrar Mensaje  Anael Angel    gnosis@arnet.com.ar http://www.ageacac.net  24/03/2004 13:53  Fecha
Mensaje Samael Aun Weor*Buddha Maitreya Kalki*Avatar*Iluminado Aquarius Age
Auot-Ciencia y Filosofia Gnostica*Gnosis Sabiduria del SER*ALMA*
www.samaelgnosis.net www.samaelaunweor.com.ar www.ageac.org
www.gnosis2002.com www.gnosis2000.com www.gnosticos.net
www.gnosismexico.com www.gnosis.org.br www.gnosis.org.ve
www.iglesiagnostica.com www.anael.org www.bibliotecagnostica.com PAX*

Host: burns.ub.uni-freiburg.de


Admin: Borrar Mensaje  RAFAEL    trillo78@hotmail.com  12/03/2004 20:27  Fecha
Mensaje COMO ESTAN SIENTO MUCHO LO QUE LE SUCEDIO A SU PAISY MI OPINION RADICA ES QUE INICIATIVAN ME DAN PARA ESTUDIAR
FILOSOFIA RESPECTO A OTRAS AREAS DE ESTUDIO... SOY UN COLOMBIANO INDESISO. Y LES PIDO EL FAVOR CON TODO RESPECTO Y ME ORIENTEN
SI LA FILISOFIA COMO LICENSIATURA ES IMPORTATANTE PARA LA SOCIEDAD DE AHORA Y QUE VENTAJAS TIENE. GRACIAS ESPERO UNA RESPUESTA EN MI CORREO GRACIAS
RAFAEL COLOMBIA SU PORTAL ES MARAVILLOSO

Host: adsl200-75-69-96.epm.net.co


Admin: Borrar Mensaje  ludmilla    ludmilla.galvao@stj.gov.br  3/03/2004 18:15  Fecha
Mensaje Parabéns por este sítio tão importante de Filosofia. Bom material para pesquisa.

Host: 10.60.0.126


««  Mensajes 1 - 15 de 106 - 1 2 3 4 5 6 ... -  «   »

Servicio hospedado en www.melodysoft.com | Condiciones generales de uso